Registro Sanitario C.2.2/4350

El orgullo LO-CURA

El pasado domingo día 20 de marzo de 2018, se celebró en toda España (anteriormente tan sólo Asturias se había unido a esta magnífica iniciativa) el día del “Orgullo loco”. Bajo el lema “el orgullo lo-cura”, diversas asociaciones españolas del ámbito de los trastornos mentales se lanzaron a la calle para reivindicar los derechos de las personas y familiares que padecen algún desorden mental.

Uno de los principales objetivos de este movimiento fue el modificar la percepción que tiene la sociedad acerca de los problemas de salud mental, acabar con el estigma, los prejuicios y la discriminación.
No se trató solamente de llevar a cabo una manifestación, sino que fue toda una celebración con actuaciones, disfraces o teatros callejeros para promover la participación y el acercamiento de todos los individuos de nuestra sociedad hacia este colectivo. En definitiva, fue un día de celebración.

No tenemos que remontarnos muchísimos años atrás para darnos cuenta del gran salto que hemos pegado a la hora de afrontar los trastornos mentales y de tratar con las personas que los padecen. Actualmente, tenemos la suerte de contar con cientos de asociaciones, a nivel nacional, dedicadas a la integración social de las personas con una patología mental, el acompañamiento tanto en actividades de ocio como de la vida cotidiana  o a la capacitación en el mundo laboral, entre otras.

En la Antigua Grecia, la mayoría de trastornos mentales se atribuían a posesiones demoníacas, siendo Hipócrates el primero en asemejar un trastorno mental a una enfermedad física. No es hasta la edad media (siglo V al siglo XV), y más concretamente con Avicena (médico, filósofo y científico, 980 – 1037) cuando comienza a desarrollarse un trato más humanitario. Este movimiento comenzó en el mundo árabe y, posteriormente, llegó hasta Occidente donde aún se creía que estas desviaciones de la conducta eran causadas por el demonio.

Pero tenemos que esperarnos hasta el Renacimiento (1300 - 1600) para encontrar los primeros hospitales y centros de tratamiento. A pesar de todo, no es hasta los últimos años del siglo XVIII y principios del XIX cuando, de la mano de Pinel (médico francés dedicado al estudio de las enfermedades mentales), empieza a llevarse a cabo un tratamiento moral donde se incluía la participación del propio “paciente”.

De este modo, podemos ver que realmente son pocos los años, en comparación con la historia de la humanidad, en los que las personas con trastornos mentales han recibido el trato digno y humanitario que bien merecen.

Según el INE (Instituto Nacional de Estadísticas), en España vivimos 46.445.000 personas. De entre todos nosotros, unas 41.923 personas padecen algún tipo de trastorno mental y, entre los 45 y 54 años, el 22% de la población es diagnosticada como tal.

A pesar de esta gran cifra, seguimos encontrándonos, muchas veces pero no todas, con la estigmatización y exclusión de estas personas. Podemos cometer el error de atribuirles conductas agresivas, violentas, abusivas, etc., muchas veces influidos por la mala publicidad que le otorgan los medios de comunicación. Realmente, hay que pararse a pensar que llama más la atención lo negativo que lo positivo, es decir, que aunque encontramos 41.730 personas con un trastorno mental en toda España, si 200 hacen algo malo entonces les colgamos la etiqueta a todos los demás. De este mismo modo, si de los 46.445.000 de habitantes que tiene España, 2000 españoles cometiesen actos delictivos ¿todos los españoles seríamos unos delincuentes?

Según la ONU, disfrutar del más alto nivel posible de salud física y mental es un derecho humano esencial para el ejercicio de otros derechos humanos. Y, concretamente, podemos definir la salud mental como “un estado de bienestar en el que el individuo se da cuenta de sus propias capacidades, puede hacer frente a las tensiones normales de la vida, trabajar productivamente y hacer una contribución a su comunidad”.

El 1 de julio de 2016, el Consejo de Derechos Humanos identificó la discapacidad psicosocial como la condición que puede ir asociado, o no, a la condición de tener un trastorno mental. Así, independiente del diagnóstico de trastorno mental, enfrentan restricciones en sus derechos y un impedimento real o percibido a la participación.

En abril de 2017, la Confederación Salud Mental España, celebró el XX Congreso bajo el título “Una vida en primera persona”, donde remarcaban un aspecto fundamental de la vida de todos los seres humanos como es la capacidad para llevar las riendas de nuestra propia vida, a través del empoderamiento. Además, serviría para actualizar el decálogo para definir qué es el empoderamiento:

1.       Plenitud. Disfrutar de todas las facetas de nuestra existencia.

2.       Protagonismo. Ser los protagonistas de nuestras propias vivencias.

3.       Superación. Potenciar nuestras habilidades.

4.       Responsabilidad. Madurez sin paternalismos.

5.       Autonomía. Tanto en el trabajo como en la afectividad.

6.       Bienestar social e individual. Queremos ser felices.

7.       Autoconocimiento. Aceptar nuestras limitaciones.

8.       Confianza. Fuera los complejos.

9.       Autoestima.

10.   Participación.

Debemos seguir luchando para encontrar la manera de acabar con el estigma que gira en torno a las personas con trastorno mental. Una de las partes del manifiesto redactado por el movimiento del Orgullo Loco es “contrarrestar la carga peyorativa” y, todos y cada uno de nosotros, tenemos en nuestra mano aportar un granito de arena que nos lleve hacia la gran montaña de la aceptación e integración de todos los individuos de la sociedad a pesar de nuestras limitaciones personales.

Tenemos la obligación de estar cerca de ellos para escuchar todo lo que tienen que decirnos, de esta manera tendremos la oportunidad de entender por todo lo que está pasando.
Es hora de acabar con los mitos, prejuicios y estereotipos que rodean a esta clase de patologías, porque todos tenemos el mismo derecho a tener una vida digna y de calidad.

“Que cada cual disfrute de sus taras”.

Contactar

Consulta On-Line

Centro Colaborador

Centro Asturias

Tratamiento de Adicciones

Estamos en red

Comparte tu experiencia

Jueves 21 Marzo 2019

Hay 31 invitados y ningún miembro en línea